martes, septiembre 05, 2006

Reseñas | Cómic: "Monster"

Autor: Naoki Urasawa
Editorial: Planeta DeAgostini
Año: 2003

Desde luego, lo mágico que tiene el cómic es que es un medio que jamás va a perder la capacidad de sorprenderte, de dejarte con la boca abierta. Y eso es así porque no importa cuantas veces te hayas topado con lo que tú consideras una "obra maestra": ten por seguro que, a no mucho más tardar, vas a toparte con una obra que de nuevo volverá a hacerte entrar en shock. Tenemos que dar gracias a Diox porque haya gente a la que le guste dibujar, tenga pasión por contar historias y nos regale genialidades como la que personalmente me acabo de terminar: Monster, de Naoki Urasawa. 38 tomos que conforman una de las experiencias literarias más increíbles de mi vida. Y si tengo que empezar a contar porqué lo ha sido, realmente no sabría por donde empezar...

No es porque la historia sea larga y complicada (en el sentido más absolutamente positivo del termino), que lo es. No es porque su enorme extensión te haga perder de vista en ocasiones quién es el protagonista, o qué objetivos tiene, qué ocurre. Y si me meto en detalles técnicos, me quedo sin alabanzas ante la labor gráfica de Urasawa. Y también he de admitir que es difícil reseñar una obra como esta, larga y compleja, resaltando algunos puntos principales con la esperanza de dar en el clavo y animar a los que no se la hayan leído a que lo hagan. En estos casos me encantaría poder encontrar las palabras para realizar una recomendación sincera, convincente, quizás algo así como: "Es una obra maestra, te la tienes que leer. Dale una oportunidad, no te decepcionará". Suena a tópico, y no siempre cala, porque se dice esto de tantas obras... y lo mágico del cómic es precisamente que es verdad. Hay muchas obras maestras, cada uno tendrá una en su mente al escuchar estas palabras. Pero otra verdad irrefutable es esta: una maravilla igual a la que estas pensando es Monster. No lo dudes. Y sigo sin saber por donde empezar. Son tantas cosas...

Resumiendo, el protagonista de la historia es un brillante neurocirujano llamado Kenzo Tenma... aunque a veces desaparezca de la historia para dejar en primer plano a toda un extensa retahíla de personajes tan bien definidos y perfilados como él. Si, todos y cada uno son carácteres excepcionales, perfectamente tallados y que le dan forma a una historia en la cual unos interactúan con otros, y estos a su vez con otros, y en medio vuelve a aparecer Tenma, salvando a uno, conociendo al hijo de otro... en una red de relaciones tan basta que hasta da miedo. La historia explica unos hechos que se fraguaron hace muchos años, y es que realmente se siente que esto ha sido así, y asistimos a la evolución de dichos personajes a lo largo de más de una decada. Mediante diversos sistemas (flashbacks, conversaciones, etc), llegamos a conocer el pasado y el presente de todos ellos, y no exagero al decir que de cada uno se podría escribir una historia independiente. Qué riqueza de personalidades, actitudes, convicciones, posicionamientos... Imaginaros lo que da de si un magnífico trabajo relatado a lo largo de 38 tomos: hay espacio para contarlo todo. Y por supuesto, huelga decir que en absolutamente ningun momento la historia se permite ni decaer ni flojear. Ni siquiera cuando un capítulo empieza mostrándonos a alguien a quien no habíamos visto hasta el momento. En unas pocas páginas ya estamos metidos en su historia, y nos encontramos echándolo de menos más adelante (en los casos en los que no vuelve a aparecer, claro). No se puede hablar de unos por encima de otros, ni juzgar la importancia de un personaje por lo extenso de sus apariciones: aquí todos juegan un papel, todos tienen algo que aportar de vital importancia. Monster no sería lo mismo si faltara alguno de ellos.

Imaginad una historia en la cual no hay un número en el que no te quedes con la boca a medio abrir, o cerrar. Para los puristas que tengan en el primer lugar de su lista el guión, muy por encima del aspecto gráfico, tengo que decirles que Monster es su cómic. Pero para los que amen el aspecto gráfico de una obra, dejando de lado su historia, también es su cómic. Y para la mayoría de nosotros, que buscamos buenos tebeos, no lo dudeis (dudemos): Monster es nuestro cómic (de la semana, o del mes), hay que leerlo. Y es que si ya he intentado hablar un poco de la historia, sin decir nada de su trama más que nada porque me gustaría que descubrieseis todos y cada uno de sus miles de detalles por vostros mismos, también debo comentar algo sobre el dibujo, ¿No?.
Lo primero que me viene a la cabeza es el maravillarme ante los dibujantes japoneses, ante su genialidad al ejercer de autores completos y crear obras como estas. ¡Una sola persona imaginó todo esto, y lo llevó al papel! A veces, hasta cuesta de creer. Naoki Urasawa hace un trabajo realmente ejemplar, demostrando una capacidad gráfica absolutamente impresionante en todos y cada uno de los detalles. Y no es que todo sea realismo fotográfico; los personajes no están mucho más allá de lo que se suele ver en un cómic japonés cualquiera, pero cuando este hombre quiere demostrar su potencial como ilustrador, nos regala unos dibujos que pueden llegar verdaderamente a sorprender. Y todo esto por no habalr de mejor virtud, que aúna ambas (guión y dibujo) y que es, a mi juicio, la más difícil de encontrar: su talento narrativo. ¡Si, porque a pesar de que tengas muchas ideas y sepas dibujar muy bien, tienes que contar bien una historia! Y si es una historia como la de Monster... desde luego, tienes que ser un buen narrador para que el lector no se pierda entre decenas de personajes, distintos momentos temporales, unas cuantas ciudades diferentes entre las cuales discurre la acción, etc. Y Urasawa está en esta faceta simplemente perfecto. Que digo perfecto, el trabajo de este autor me ha apabullado. Es genial.

Y yo ya no se que más decir. Supongo que una simple reseñita, entra tantas magníficas opiniones de mis compañeros y compañeras de foro, puede que no haga despertar la curiosidad, y más cuando se empeña en calificar a la ligera un cómic de obra maestra, que son palabras mayores. Reconozco que puede sonar grandilocuente, y presuntuoso. Pero entonces lo que teneis que hacer es comprobarlo por vostros mismos/as, sin hacer caso de nada de lo que yo haya dicho aquí. Solo espero de verdad que Monster se haga un lugar en la pequeña lista de obras para el recuerdo que todos tenemos en nuestro interior.
Y si no, seguro que pronto encontramos otra.

PUNTUACIÓN: 10/10