sábado, agosto 12, 2006

Reseñas | Cómic: "Maus"


Autor: Art Spiegelman
Editorial: Planeta DeAgostini
Año: 2001

Son numerosos los relatos que hemos visto sobre el horror a escala mundial que fue la Segunda Guerra Mundial. Libros, películas, series... que describían, en muchas ocasiones con total realismo y crudeza, acontecimientos que han hecho historia, más para mal que para bien. Y con la mayoría de estas obras (con las serias y documentadas, al menos) no se puede uno menos que estremecer, absolutamente atónito, ante las barbaridades que se cometían en el nombre de un dogma ridículo y de unos ideales sin sentido. Fue este conflicto una lección, o debiera serlo: un aviso de lo que jamás debe repetirse: la pérdida total de la libertad y de la dignidad humanas, la pérdida del derecho a vivir.

Son todas estas obras ventanas a las cuales los que no vivimos ese horror podemos asomarnos a contemplar cómo trancurrió uno de los periodos más nefastos de la historia de la humanidad. Y una de esas ventanas, que diría yo que tiene unas excelentes vistas a ese museo del horror, es Maus.

Creada por Art Spiegelman, Maus es un retrato perfecto de la Gran Guerra, ya que cuenta la historia del propio padre del autor, Vladek Spiegelman; de hecho, muy acertadamente la obra se subtitula como "relato de un superviviente". Y desde luego, la crudeza, la barbarie y en general todo lo que se cuenta por boca de este hombre no reflejan sino el dolor, la amargura y la inmensa tristeza que se queda marcada en la personalidad de una persona que ha pasado por algo así. Unos sentimientos tan difíciles de transmitir, y de entender por alguien que, no solo no ha pasado por eso sino que ha tenido una vida increíblemente facil en comparación (y hablo de todos nosotros, por ejemplo, jovenes de hoy en día), se narran con una precisión y una maestría que permiten sumergirte en la historia y vivirla de una manera brutal.

Y si, aún siendo un tebeo (aunque este comentario no seá necesario para ninguno de los que estamos aquí, si que lo será si alguien que cree que es increíble que una sucesión de viñetas para niños puedan conseguir algo así acaba leyendo esta reseña). Y si, aún siendo los personajes representaciones de animales: los judíos son ratones, los polacos son cerdos, los alemanes son gatos, los americanos son perros, los franceses son ranas, etc. Y si, aún siendo el dibujo de estilo barroco y esquemático, sin una excelsa precisión detallística y una minuciosidad en el trazo. Porque Maus no requiere de todo esto, no es necesario. La magia reside en lo dicho anteriormente: durante un rato, estamos con Vladek cuando huye. Cuando le captura, cuando le meten en Auschwitz. Cuando hace milagros para conseguir comida, cuando le separan de su esposa. Vivimos todo intensamente hasta que hacia el final de la obra, el lector corre serio peligro de desplome emocional al contemplar cierta fotografía... Pero esa sorpresa os la dejo disfrutar a vosotros personalmente, si es que os decidís a leer este cómic.

Pero descubrireis muchas más cosas si lo haceis. Es el relato completo de la vida de una persona que incluye también un antes del suceso central, y un después. Es una de las historias más llenas que he visto nunca, el autor nos da la oportunidad única de contemplar el devenir de un hombre buscando una vida, encontrándola, perdiéndola luego por completo para posteriormente tener que reconstruir el puente hundido a partir de unas simples ruinas. Es una oportunidad que absolutamente ningún lector (de lo que sea) debe dejar pasar.

Maus es una de las obras más increíbles que he leído en mi vida, y me hacen tener la certeza (si no la tenía ya) de que los cómics son algo mágico, te transportan y te sumergen en situaciones y períodos desconocidos, haciendotelos vivir de manera absolutamente real, al menos durante un rato. Por supuesto, no siempre debemos meternos en la piel de un hombre que puede volar, doblar acero con las manos y lanzar rayos por los ojos. En ocasiones es necesario meternos en la piel de un hombre corriente como Vladek Spiegelman. Un momento... ¿corriente? Este hombre, y todas las personas como él, son los auténticos superhéroes. Son supervivientes de tiempos oscuros. Hay que conocerlos.

PUNTUACIÓN: 9,5/10

1 Comments:

At 8:18 p. m., Blogger La Rizos said...

Lo he leído y tienes razon, es muy bueno. ¡No sabia que eras también aficionado a los comics! Yo soy una friki y lo he leído todo; incluso me dediqué a la ilustración profesional durante un tiempo... Agradables sorpresas me encuentro en este otro blog tuyo ;)

 

Publicar un comentario

<< Home