lunes, julio 31, 2006

Artículo | Actualidad: Lealtad Y Solidaridad

Lo primero que sorprende, siempre, del circo de la Política española es la capacidad existente para convertir algún acontecimiento de lo más normal en una batalla dialéctica de enormes dimensiones, con cruces de declaraciones entre unos y otros llamándose de todo. Lo que puede generar estupefacción sobre esa sorpresa es ver como dichas acusaciones se efectúan entre miembros del mismo partido. Y lo que ya hace que se te caigan los cojones al suelo es ver que ocurra por algo como una boda. Si, lo habeis leído bien: una boda. Entre dos hombres si, pero ¿Eso qué coño importa? ¿No tienen cosas más importantes por las que discutir?

La boda en cuestión la ofició, en Madrid, Ruiz-Gallardón. De todos es sabido que ese pseudo-partido derechista que es el PP ve como un acto de abominación humana que dos personas del mismo sexo se amen y se casen, por no hablar de adoptar un hijo/a. Así que a Gallardón le han llovido palos de todos lados, provenientes de sus propios compañeros. Algunos son auténticas perlas: Jorge Fernández, secretario del PP en el Congreso, le acusó de convertir la boda gay "en un acto político de deslealtad al partido" al anunciar "con todo tipo de trompetería un acto de estas características", en vez de hacerlo "con toda discreción". Pero eso no es todo, ya que esta especie de payaso no duda en soltar que esto "le perjudica en primer lugar a él, porque a la mayoría de sus votantes les irrita profundamente eso -el matrimonio homosexual-, además de un comportamiento tan insolidario y desleal". ¿Se puede tener más jeta, cómo puede este hipócrita hablar de solidaridad? Es impresionante. Y si realmente a los votantes les irrita "eso"... Sin comentarios, el señor Fernandez ya ha definido perfectamente a los socios y simpatizantes de su partido.

Cada uno puede tener las ideas que quiera, por eso estamos en un país libre (?). A Gallardón le han abroncado por tener esto clarísimo. Los que lo han hecho no entienden que este tipo de bodas se pueden oficiar por Ley, y que la Ley se tiene que cumplir, que para algo está, coño. Le han abroncado por que no es tan retrógrado, simplista, corto de miras e hipócrita como sus compañeros. Le han abroncado unos ineptos, unos inadaptados sociales, unos críos. Por eso, lo mejor es ignorarlos completamente. El mundo sigue girando, quieran ellos o no.

PD: El Arzobispado de Madrid acusó al alcalde de "ofuscar valores fundamentales que, no sólo pertenecen a los creyentes, sino al patrimonio común de la humanidad", al reconocer teórica y legalmente la validez de una unión homosexual. Sin comentarios.

Artículo escrito originalmente para aPiTiKauN ZoNe (http://spaces.msn.com/apitikaun).